Retrato de Galileo (s. XIX)

 

Galileo ante el Santo Oficio (s. XVIII)

 

Galileo Galilei, el astrónomo italiano del cual nuestra logia toma el nombre, representa para muchos, no solo el método científico, sino tambien, un ícono sobre la libertad de expresión y pensamiento. Muchos miembros de la orden se han ocupado en escribir sobre el ilustre astrónomo, entre ellos algunos pertenecientes a nuestra logia.

Antes de presentarles uno de esos escritos, revisemos brevemente la vida de Galileo Galilei...

Galileo nace en Pisa, Italia, el 15 de febrero de 1564. El primero de seis (algunos piensan que siete) hijos del matrimonio del músico Vincenzo Galilei y Giuglia della Ammannati, de raices nobles, pero de situación económica normal. En los primeros años de los 1570, la famila se muda a Florencia.

En 1581, Galileo estudia en la universidad de Pisa, donde se esperaba que se graduara como médico. Sin embargo, la mente de Galileo tenia otros intereses. Sus estudios primarios sobre el péndulo son de esta época, y se extenderian en el tiempo. Su análisis del movimiento pendular y los intervalos de tiempo, le llevarian a idear un reloj de péndulo.

En la universidad, estudia física segun el modelo aristotélico, sin embargo desde un punto de vista critico. De  esta etapa nace el escrito "De Motu" (sobre el movimiento).

Ya en 1592, era profesor de ciencias matemáticas, en la universidad de Padua. De esta epoca y sus frecuentes visitas a los astilleros, surge la patente para una bomba de agua.

Si bien nunca se casó, su relacion con Marina Gamba, le dio dos hijas y un hijo.

Es en el uso de un telescopio mejorado por el mismo y en la observacion de cuerpos celestes, que Galileo demuestra que la teoria Heliocéntrica (que le costara la vida a Giordano Bruno) es la correcta y que debe descartarse la teoría Geocentrica, respaldada por la iglesia.

Esto le trajo problemas con la Iglesia, cuyo Papa Urbano VIII, le aseguró que podria seguir escribiendo sobre ella, en tanto y en cuanto lo hiciera como una teoría matemática.

Sin embargo, y a raiz de su libro "Dialogo sobre las dos Teorias Universales Principales", fue citado para comparecer ante el Santo Oficio en 1633.

Es encontrado culpable de herejía y condenado a arresto domiciliario hasta el dia de su muerte. Muere en su casa en Florencia en 1642.